En el blog de esta semana queremos ofrecerte algunas estrategias que ayuden a mejorar tu resistencia.

Indudablemente, lo primero que debemos tener en cuenta es el objetivo marcado, ya sea una carrera, aguantar mejor esos partidos de pádel o mejorar tus tiempos en el agua. Es clave que siempre tengas presente lo que te has propuesto conseguir. Tendrás que salir de tu zona de confort y eso hará que el entrenamiento sea duro en algunas ocasiones pero, estando motivado, seguro que lo conseguirás. Confía en ti y piensa en lo feliz que te sentirás al lograrlo.

Comienza despacio

El camino es largo y lo ideal es disfrutarlo, por lo que no te apresures y déjate asesorar por los entrenadores de tu centro deportivo. Ellos te ayudarán a planificar tus entrenamientos para ir progresando poco a poco y así evitar sobrecargas musculares . Ten paciencia y los resultados irán apareciendo.

Sé constante

Ya te has propuesto el objetivo y tienes el plan de entrenamiento en tus manos, por lo que ahora queda una tarea difícil por delante: cumplirlo. Y para ello es importante que organices tu agenda. Busca ese momento del día en el que seguro podrás dedicarlo a entrenar, y márcalo como una tarea importante. Fija los días de la semana y el tiempo que dedicarás a ello, y recuerda que la constancia es clave para mejorar. En caso contrariio, aquello ganado con mucho esfuerzo puede perderse rápidamente.

Mide tus entrenamientos

Hoy en día existe un buen número de aplicaciones y wereables que nos permiten medir el ejercicio físico realizado. Son importantes, ya que nos ayudan a registrar nuestros entrenamientos para poder ver la evolución obtenida en el tiempo, ya sea en distancias recorridas, en tiempos de carrera o en potencia generada en un entrenamiento de bici, por ejemplo. Además pueden sincronizarse con la báscula para realizar un análisis corporal que indique porcentajes de músculo y grasa. Todos estos datos harán que veas tus progresos de forma sencilla, animándote a continuar esforzándote cada día un poco más.

Ten en cuenta la recuperación

Un buen descanso es clave para entrenar de la manera correcta. Cuanto más te desafías y empujas tu cuerpo a su límite, más importante es descansar adecuadamente entre sesiones de entrenamiento. Intenta dormir, al menos, ocho horas todas las noches, aunque somos conscientes de que dejar de ver tu serie favorita te va a suponer un gran sacrificio. Pero verás que merece la pena. También debes evitar hacer ejercicio demasiado cerca de la hora de acostarte. Aquí también podemos ayudarnos de las nuevas tecnologías ya que, si llevas una pulsera de actividad, podrás ver cuánto has dormido y cómo lo has hecho.

Come bien

La nutrición adecuada es crucial para aumentar el éxito de la resistencia. Si eres corredor, los carbohidratos, como los granos integrales, el arroz integral y la avena, son la clave para garantizar que tengas suficiente energía antes de un largo camino. Evita los alimentos refinados y el azúcar. Después del entrenamiento tienes una ventana óptima, de aproximadamente una hora, para comer algún alimento que te aporte proteína. De todas formas, te aconsejamos consultar a un nutricionista que te diseñe una dieta individualizada en base a tus necesidades.

Por último, mejor si puedes entrenar con más gente. Te ayudará a mantenerte motivado y comprometido. Al quedar con más personas te será más difícil saltarte los entrenamientos, y entre todos os animaréis a conseguir los objetivos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias para posibilitar, personalizar y analizar la navegación, mejorando la calidad de los servicios. Si continua navegando, acepta su uso conforme a lo indicado en la Política de Privacidad y Cookies. Puede cambiar sus preferencias en su navegador.

ACEPTAR
Aviso de cookies