Los viajes, la playa, la montaña y los días compartidos con amigos y familia seguro que han sido fantásticos y reconfortantes. No poner el despertador, saltarte un poco la dieta, acostarte más tarde o simplemente relajarte unas cuantas horas en tu sillón son conductas normales durante los días de descanso, y muy saludables, ya que el cuerpo y la mente necesitan esos momentos de relajación para recargar energía. Al fin y al cabo, te merecías esos días de vacaciones y es genial haberlos disfrutado.

desafio septiembre Inacua

Pero llega septiembre y es momento de dejarlos atrás y enfocarte en los nuevos desafíos que se te presentan, que seguro son muchos y apasionantes. Por eso te dejamos algunos consejos para que la vuelta a la rutina sea más llevadera:

  1. Agradece los días de descanso. Debes tener en cuenta que has estado de vacaciones y no todo el mundo las tiene, por lo que sentirte afortunado de haberlas disfrutado es un primer paso para estar bien y encarar el futuro con energía y optimismo.
  2. Vuelve poco a poco a los hábitos saludables diarios. Unos días antes de incorporarte a tu rutina diaria debes regularizar las horas de sueño para que el primer día te levantes sin esfuerzo. Vuelve también a comer sano, evitando el exceso de azúcar y grasa en los alimentos. Una dieta equilibrada ayudará a sentirte con más fuerzas para rendir mejor.
  3. Organízate y prioriza obligaciones. No se puede hacer todo en dos días, ni es necesario. Los expertos dicen que se necesita un período de adaptación entre una y dos semanas para recuperar el ritmo normal. Y aquí va una mención especial si eres jefe o te toca dirigir un equipo: intenta respetar el horario para que tus compañeros también puedan hacerlo, ya que, si buscas hacer demasiadas cosas se puede generar el efecto contrario, perdiendo productividad por sufrir el llamado síndrome postvacacional.
  4. Practica deporte. La liberación de endorfinas produce una sensación de placer y felicidad que ayuda a controlar la ansiedad. Vuelve a tus clases de zumba, sal a correr, juega al pádel…En fin, busca la actividad que más te guste y retómala. El cuerpo ha descansado y está listo para nuevos desafíos.
  5. Continúa haciendo planes. No hace falta pensar en las próximas vacaciones ni lamentarse por las que se han acabado. Busca planes de fin de semana, salidas al cine, encuentros con amigos. El plan a corto plazo estimula.

Lo importante es el camino y no la meta. Así que disfruta cada día, adopta una actitud positiva, contagia a los demás esas buenas vibraciones, y seguro que la vuelta al trabajo será mucho más agradable.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias para posibilitar, personalizar y analizar la navegación, mejorando la calidad de los servicios. Si continua navegando, acepta su uso conforme a lo indicado en la Política de Privacidad y Cookies. Puede cambiar sus preferencias en su navegador.

ACEPTAR
Aviso de cookies