kickboxing

El Kick Boxing es un deporte de contacto basado en diversas artes marciales (Karate, Muay Thai, TaeKwondo, Boxeo, etc), en el que se utilizan puños y piernas para golpear, bien a distintos materiales deportivos (manoplas, saco), bien al oponente en distintas áreas del cuerpo por medio de combinaciones de golpes y estrategia con el fin de trabajar intensamente el cuerpo y/o vencer al rival deportivamente.

Se utilizan distintos tipos de protecciones (guantes, espinilleras, protectores bucales,  cascos para sparring, etc) para evitar lesiones y asegurar que la práctica sea entretenida y segura.

Además es una actividad de alta intensidad, dinámica y motivacional, que aporta grandes beneficios físicos y mentales a quien la práctica.

Actualmente esta actividad se imparte en Inacua Huétor Vega de lunes a jueves a partir de las 21:00 h.

Próximamente también podrás encontrarla en Inacua La Canaleja. Para más información puedes consultar en la recepción del centro.

BENEFICIOS DE LA PRÁCTICA DEL KICK BOXING

  • Entrenamiento completo. Movilizamos todo el cuerpo en una misma sesión, ahorrando tiempo y siendo más eficientes.
  • Tonificación corporal. Debido a la variedad de estímulos durante la práctica, trabajaremos y reforzaremos el sistema musculo-esquelético, ganando en fuerza y dureza. También se tonifican partes del cuerpo que usualmente no trabajamos cuando corremos, caminamos o montamos en bicicleta.
  • Combate el estrés. Pocas actividades hay que sean más liberadoras. Golpear las manoplas o el saco ayuda a liberar el estrés y la frustración de manera significativa, proyectando toda esa energía que no necesitamos en esos golpes, para terminar cada clase con una excelente sensación de relax y satisfacción.
  • Diversión. El Kick Boxing es un deporte muy entretenido y estimulante, ayuda a liberar endorfinas, desentumecer el cuerpo y despejar la mente.
  • Mayor consumo de calorías y grasa corporal. El Kick Boxing es una de las actividades más demandantes a nivel energético, por lo que la quema de calorías durante una sesión será muy alta (de 500 a 800 kcal según intensidad de la sesión) debido al carácter intenso durante intervalos cortos o moderados de tiempo (asaltos), ya sea golpeando manoplas, sacos o haciendo trabajo de sparring con un compañero/a. Este tipo de trabajo estimula el metabolismo y lo activa, incidiendo progresivamente en el gasto metabólico basal, haciendo que nuestro cuerpo se vuelva más eficiente al gestionar la energía de las calorías, eliminando más grasa y mejorando la posterior recuperación. También nos hace estar más activos y con más energía durante el día.
  • Mejora de coordinación y equilibrio. Debido a las combinaciones de golpes, de puños y piernas, se producen adaptaciones muy rápidas a la hora de coordinar distintas partes del cuerpo, para lo que la conexión neuromuscular se incrementa en gran medida, haciéndonos cada vez más rápidos, fuertes y precisos.
  • Mejora del rendimiento general. Como ya hemos dicho, con el Kick Boxing tonificamos y endurecemos nuestro cuerpo, ganamos en coordinación y equilibrio, quemamos más calorías y nos mantiene más activos durante el día. A esto le sumamos que aumenta el VO2máx, es decir, la resistencia, ganamos en flexibilidad y mejoramos la circulación sanguínea.
  • Mejora la memoria y la concentración. Al trabajar con combinaciones variadas en muy distintos ángulos, pasos y ritmos, la memoria y la concentración se potencian en gran medida, obligándonos siempre a estar perfectamente enfocados y así rendir al máximo. A este aspecto, además, ayuda la mejora de la circulación, por lo que nuestro cerebro se oxigena mejor y a la hora de trabajar o estudiar el rendimiento será mayor.
  • En casos de extrema necesidad el Kick Boxing ha resultado ser una herramienta muy eficaz a la hora de defenderse, sobre todo en mujeres que practican cada vez más esta disciplina.
  • Para todas las edades. Niños pequeños, adolescentes, adultos o personas en edad madura, todos tienen cabida en esta actividad y encontrarán sus beneficios particulares: pequeños que empiezan en el deporte de forma lúdica beneficiándose del trabajo de coordinación y fomentando el compañerismo; adolescentes que necesitan mejorar su autodisciplina y seguridad; adultos que buscan estar en forma y liberar estrés; y personas maduras que buscan nuevos retos que afrontar.
  • Fortalece el espíritu y da seguridad. Ya sea para aquellas personas que se rinden fácilmente o para esas otras que no tienen mucha seguridad en sí mismas, el Kick Boxing es una gran opción. Poco a poco nos hace mejorar y esforzarnos cada vez más, a la vez que vamos adquiriendo seguridad al ver nuestros progresos y la capacidad para defendernos, llegado el momento.
  • Variedad y originalidad. A diferencia de otras actividades, el Kick Boxing ofrece una gran variedad y plasticidad en su práctica. No es posible aburrirse: calentamientos y acondicionamientos físicos con nuestro propio cuerpo o con distintos materiales (combas, kettlebell, cuerdas, tensores elásticos, etc) en distintos protocolos, por lo que trabajaremos fuerza, resistencia, flexibilidad, coordinación… todo lo necesario para mejorar y hacer la experiencia mucho más satisfactoria.
  • Combate el tabaquismo. Como curiosidad, los practicantes noveles de Kick Boxing que fuman habitualmente tienden a abandonar ese hábito al interesarse por este deporte, ya que les obliga a tener una muy buena capacidad respiratoria. El reto personal que supone mejorar en la práctica hace que, por sí mismos, los fumadores abandonen paulatinamente el tabaquismo.

kickboxing2

ORIGEN E HISTORIA DEL KICK BOXING

No se puede entender un deporte sin conocer sus orígenes y su historia, más aún en este caso, que es tan variada e interesante. Aquí veremos una breve reseña de sus orígenes, además de información de las distintas modalidades existentes en nuestro país.

El Kick Boxing moderno, tal y como lo conocemos, proviene de diversas fuentes, precisamente por estar influenciado de varias artes marciales, aunque su práctica y difusión a nivel mundial provienen mayoritariamente de Estados Unidos en la década de los 70.

Con el creciente interés por las artes marciales en ese país, multitud de torneos se organizaban cada año, si bien los competidores de las modalidades de combate no acababan de estar muy satisfechos con el funcionamiento de los encuentros al ganarse estos exclusivamente por puntos, deteniendo y reanudando el combate cada vez que se anotaba uno de estos puntos.

Los luchadores norteamericanos y de otras nacionalidades no orientales se quejaban de la falta de realismo en los combates, puesto que era ilógico que un peleador asiático de 55kg venciese a otro de 90kg solo marcando los golpes, sin desarrollar su máximo potencial.

Por esta razón se creó el Full Contact Karate, una disciplina deportiva con base marcial en la que podía participar todo artista marcial o luchador de cualquier disciplina (excluyendo las de suelo como el Judo o la lucha Grecorromana) pero con reglas adaptadas al deporte de competición, tomadas del boxeo principalmente. Así, se designaron categorías por peso, por ámbito amateur o profesional, dentro de un ring y por asaltos de tiempo con jueces y árbitro. Años más tarde se le conocería como Kick Boxing americano.

El éxito fue inmediato y se exportó a todo el mundo, llegando a España a mediados de esa misma década. Aquí tenemos campeones mundiales de la talla de Fabián Cuenca (record Guiness de más patadas en 1 min sin apoyar la pierna, 128), Xavi Moya o Abraham Roqueñi.

A la vez que se desarrollaba este estilo, en Tailandia y Japón se fraguaban las otras fuentes del Kick Boxing: el Thai Boxing (conocido también como Muay Thai) y el Kick Boxing japonés o K-1 (proveniente del durísimo estilo del Karate Kyokushinkai).

En el Thai Boxing se usan puños, codos, pies y rodillas para golpear al oponente, causando grandes daños. Es espectacular y violento a la par, aunque está basado en principios budistas de humildad y respeto. La principal característica que aportará al Kick Boxing es, precisamente, la posibilidad de golpear al rival en las piernas con los llamados “low-kicks” o patadas bajas. El daño que producen estos golpes es enorme y está destinado a inutilizar las piernas, afectando a su desplazamiento o buscando el fuera de combate técnico por imposibilidad de continuar por lesión o dolor.

En cuanto al Kick Boxing japonés, centrado luego en 1985 en el K-1, permite igualmente el uso de patadas bajas con gran potencia y explosividad, primando además el factor estratégico de los peleadores. Esto es algo fundamental cuando afrontan el máximo evento de este deporte: el K-1 World Grand Prix, donde un luchador debe superar 3 combates, de 3 asaltos a 3 minutos cada uno, en la misma noche para llegar a la final.

Ambos estilos empezaron a extenderse por otros países durante el mismo período de tiempo, con gran rivalidad entre ambos y, a su vez, con el Kick Boxing americano, aunque no fue hacia la década de los 90 cuando el Thai Boxing se asentó en nuestro país causando furor.

Para entonces los distintos estilos se habían fusionado en su enseñanza y práctica, en lo que hoy conocemos como Kick Boxing: “Kick” por patada en inglés, aludiendo al hecho de que se podía golpear en las piernas del adversario. Esto no estaba bien visto por los puristas de la técnica, por lo que hoy conviven dos versiones tipificadas por la Federación Española de Kick Boxing (FEK) y la World Association of Kickboxing Organizations (WAKO): el Kick Boxing Oriental Style (en el que se permite golpear a las piernas del contrario) y el Kick Boxing americano o Full Contact (golpes solo por encima de la cintura).

federacion espanola kickboxing

wako

En ningún caso ni modalidad se permite golpear los genitales, articulaciones, espalda o nuca, pero sí los llamados “barridos” para hacer caer al rival apartando los pies del contrario con los nuestros.

Además, existen otras modalidades basadas en los mismos principios, que adaptan las reglas en función de la intensidad y objetivos del combate. He aquí las más conocidas:

  • Kick Light / Light Contact: los golpeos son a poca / media intensidad, primando la técnica y la velocidad. No se permite llegar al K.O. Se gana exclusivamente por puntos o salida de la zona de combate. Muy extendido en principiantes o aquellos que no quieren exponerse al dolor. Son el equivalente suave del Oriental Style y del Full Contact respectivamente.
  • Semi Contact: golpeos a gran velocidad con técnicas rápidas y espectaculares, pero sin intención de dañar al rival. Se para el combate tras cada punto / golpe anotado, ganando el más anotador. Es muy popular entre otros artistas marciales y en países como Reino Unido, Irlanda o Estados Unidos.
  • K-1: es la versión más dura, intensa y popular del Kick Boxing en la actualidad. A los golpeos a las piernas se añade el uso de rodillas para golpear, heredado del Thai Boxing. Actualmente es un deporte en auge, que mueve millones de espectadores y genera grandes beneficios, con veladas por todo el mundo, incluida España, y peleadores de primer nivel como Abraham Roqueñi o Máximo Fernández Calero.

En definitiva, todo el mundo puede encontrar un estilo con el que sentirse cómodo y disfrutar de este magnífico deporte.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias para posibilitar, personalizar y analizar la navegación, mejorando la calidad de los servicios. Si continua navegando, acepta su uso conforme a lo indicado en la Política de Privacidad y Cookies. Puede cambiar sus preferencias en su navegador.

ACEPTAR
Aviso de cookies