Volver a la rutina se te hará menos duro con los consejos que encontrarás en este artículo. Lo más importante es conseguir que el cambio de las vacaciones al trabajo sea lo menos brusco posible y te centres en lo positivo que tiene volver a esa rutina, que nunca es fácil, y más cuando tenemos aún grabada en nuestra retina la imagen de la playa. Se calcula que un 30% de los trabajadores sufre depresión postvacacional durante la incorporación a su puesto . Si te encuentras dentro de este alto porcentaje, la vuelta se te puede hacer cuesta arriba y puede resultarte difícil recuperar el ritmo.

Este síndrome se basa, fundamentalmente, en esa sensación de falta de energía y de motivación, junto a un sentimiento de tristeza, que sufrimos al reincorporarnos a nuestras responsabilidades laborales tras nuestro periodo de vacaciones. Apatía, cansancio, insomnio, irritabilidad y falta de concentración son síntomas comunes que pueden aparecer al volver al trabajo. ¿Cómo podemos hacerlo más llevadero y gestionar mejor la vuelta a la rutina laboral, teniendo en cuenta que, en algunos casos extremos, incluso puede llegar a causar dolor de cabeza, ansiedad o malestar general?

Los profesionales de la medicina nos recomiendan tener un poco de paciencia porque consideran que en un par de semanas el cuerpo ya estará acostumbrado. De todos modos, es difícil elaborar un perfil concreto de los trabajadores más propensos a sufrir estos efectos. Pero sí se puede hacer una aproximación basada en su entorno de trabajo y sus características personales. En lo que coinciden los especialistas es que lo ideal es renunciar a la cafeína y al alcohol, descansar ocho horas por la noche, hacer deporte y buscar nuevas actividades estimulantes. Y también destacan que las personas con mayores probabilidades de caer en este estado son aquellas que suelen tener una menor resistencia a la frustración.

Cuando el estrés sirve para afrontar una situación conflictiva, por regla general mejora nuestra actitud frente a la misma y nos ayuda a resolverla. Podemos decir que en este caso es positivo. El problema viene cuando el estrés nos bloquea, algo muy común al regreso de las vacaciones, sobre todo si han sido demasiado largas y volvemos a un entorno de trabajo no muy agradable.

Consejos saludables

Afortunadamente existen algunos trucos, a nivel general, que pueden ayudarnos a prevenir y combatir esos síntomas, si bien lo ideal es conocer bien la patología de cada persona para saber cómo combatirlos evitando que afecten al rendimiento y a la salud:

  • Levantarnos pronto unos días antes de reincorporarnos para ir adaptándonos con anterioridad a los horarios habituales.
  • Volver de vacaciones unos días antes para aclimatarnos de forma paulatina.
  • Dividir los días de vacaciones para evitar que sean demasiado largas y hacer que la vuelta sea menos abrupta.
  • Ver el lado positivo evitando pensar que el trabajo es una carga, sino todo lo contrario.
  • Poner el despertador cinco o diez minutos antes, para evitar el estrés de las prisas.
  • No cargarnos de trabajo el primer día, sino de forma paulatina.

Y, fundamentalmente, sigamos estos cuatro sabios consejos, no solo para evitar el síndrome postvacacional, sino para aplicarlos todo el año.

  • Cuidemos la alimentación: Una alimentación saludable es la mejor fuente de energía. Frutas, verduras y legumbres son los grandes aliados para conseguir un subidón de energía que dure unas cuantas horas, al tener un alto contenido en hidratos de carbono de fácil absorción.
  • Practiquemos deporte: Aunque al principio puede darnos mucha pereza, la práctica de ejercicio físico regular nos servirá para activarnos. Hacer deporte nos ayuda a segregar endorfinas que aportan vitalidad al cuerpo y a controlar el estrés. Eso sí, procuremos no practicarlo a última hora porque empeorará el sueño y el descanso.
  • Marquemos unos horarios: Después de las vacaciones al cuerpo le cuesta madrugar. Por eso debemos recuperar la rutina de horarios, no descuidar las horas necesarias de sueño e intentar mantener unas pautas para conciliarlo bien: una ducha caliente, el ambiente de la habitación y la desconexión del móvil serán nuestros grandes aliados.
  • No descuidemos el tiempo libre: Debemos buscar tiempo para nosotros mismos, no descuidar los hobbies, las amistades, etc.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias para posibilitar, personalizar y analizar la navegación, mejorando la calidad de los servicios. Si continua navegando, acepta su uso conforme a lo indicado en la Política de Privacidad y Cookies. Puede cambiar sus preferencias en su navegador.

ACEPTAR
Aviso de cookies