En noviembre de 2010 Joaquín González perdió su pierna derecha. Tenía 52 años. La amputación de su pierna fue consecuencia de una mala praxis médica, reconocida por la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid. Joaquín nos cuenta que, tras hacerle una resección intestinal como consecuencia de un trombo en el intestino delgado, no le recetaron ningún anticoagulante, lo que provocó que, posteriormente, se le fuera trombosando la pierna derecha a la altura del gemelo, provocándole pérdida de movilidad motora.

Tras reiteradas consultas a distintos especialistas de traumatología y medicina vascular, no se llegó a establecer un diagnóstico acertado hasta que se le realizó una arteriografía. Se le realizaron distintas intervenciones para intentar salvar la pierna, pero el trombo estaba bastante consolidado porque hacía tiempo que mantenía un riego mínimo. Lamentablemente, hubo que efectuar la amputación por la parte inferior de la rodilla. Sin embargo, esto no fue suficiente para evitar que, una semana después, debido a la necrosis, se le practicara una nueva amputación por la parte superior de la articulación.

Lejos de venirse abajo, tras la amputación, comenzó a realizar ejercicios de musculación con su propio peso corporal. Sólo habían pasado 40 días.

Joaquín comenzó a hacer deporte de manera continua a los 22 años, como respuesta a su sobrepeso. Fue una gran decisión que le permitió, además de combatir esos kilos de más, integrar el ejercicio físico en su vida cotidiana como parte de su ocio y como pieza fundamental de su cuidado personal.

Animado por sus primeros logros, Joaquín contempló la posibilidad de presentarse a las oposiciones de bombero, objetivo que consiguió con perseverancia y tras cuatro duros e intensos años de preparación.

No hay motivo para no practicar deporte

Hoy en día, más de 7 años después, Joaquín sigue practicando, con diferentes variantes, las mismas actividades bajo un periodo de adaptación a su circunstancia. Su objetivo es seguir haciendo deporte en la medida de lo que le permita su movilidad. A sus 59 años practica musculación, spinning y natación de 3 a 5 días a la semana en nuestro centro Inacua Los Cantos en Alcorcón.

Para Joaquín, “la práctica deportiva reiterada, junto a una alimentación sana y adecuada, hacen que vayan cumpliéndose los retos propuestos. El ejercicio físico es el nexo perfecto entre mente y cuerpo, retrasa el envejecimiento prematuro de las células y previene el deterioro cognitivo incrementando el optimismo y la satisfacción personal.”

“Dado el beneficio que presenta el deporte” –continúa nuestro héroe- “recomiendo de todo corazón que, independientemente de su condición física, todo el mundo se inicie en su práctica en cualquiera de sus múltiples modalidades”.

Mil gracias, Joaquín, ¡campeón!, por ser todo un ejemplo de esfuerzo, constancia y superación.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias para posibilitar, personalizar y analizar la navegación, mejorando la calidad de los servicios. Si continua navegando, acepta su uso conforme a lo indicado en la Política de Privacidad y Cookies. Puede cambiar sus preferencias en su navegador.

ACEPTAR
Aviso de cookies