Además de todas nuestras buenas intenciones a llevar a cabo durante este nuevo año (ya sabes: dejar de fumar, aprender algo nuevo, ahorrar, pasar más tiempo con la familia, viajar, tener menos estrés, etc), siempre hay un reto que tampoco falla en nuestra cita anual con los nuevos planes: perder peso. Algo que va ligado, por supuesto, al propósito de comer sano, llevar una dieta equilibrada y beber menos alcohol.

Pues bien, de todas esas buenas intenciones, las que solemos incumplir con mayor frecuencia son, precisamente, la perder peso y la de mantenernos en buena forma física. Suelen ser las primeras que abandonamos. Solo el 12% de nuestros semejantes logra cumplir lo que se propone a comienzos de año.

Un factor importante, por ejemplo, que influye en gran medida para ir al gimnasio y no abandonar a las primeras de cambio, consiste en apuntarnos con nuestros amigos, conocidos, familiares, etc., porque nos une un mismo objetivo y nos resultará más fácil alcanzarlo.

Centrándonos en el reto de perder peso en los próximos meses, lo fundamental es que seamos conscientes de que debemos ir cambiando nuestros hábitos de forma progresiva con voluntad y constancia sin caer en la tentación de frustrarnos si no obtenemos resultados inmediatos.

Si nuestro ideal es perder grasa y generar músculo, debemos practicar deporte sí o sí. Es la única manera. Puede ser suficiente entrenar media horita cuatro días a la semana. Eso sí, procurando por todos los medios no faltar a esta cita.

Otro elemento a tener en cuenta para perder peso consiste en dormir suficientemente. Lo ideal, ya sabes, es descansar entre 7 y 8 horas. Además de contribuir a estar menos estresados y menos cansados, está demostrado que dormir las horas adecuadas facilita la pérdida de peso. Pero más importante que la cantidad es la calidad del sueño. Algunas personas tienen suficiente con dormir 5 ó 6 horas porque las duermen muy bien, aunque lo cierto es que uno de cada tres españoles padece de falta de sueño. Y este trastorno no es bueno para nuestra talla de cintura.

Es más, cuando hacemos un dieta para perder peso, dormir 8 horas nos hacer perder los mismos kilos que dormir 5, pero con una diferencia importante: nos hace perder el doble de grasa. Por tanto, para dormir más horas con calidad es necesario que conciliemos el sueño con facilidad. Cenar dos horas antes de acostarnos, por ejemplo, ayuda a que el proceso digestivo no nos impida dormir. La vitamina B5 también es útil porque desciende nuestra concentración de cortisol y, por tanto, nuestro nivel de estrés, así como hacer un poco de ejercicio cardiovascular a última hora de la tarde.

Además de practicar deporte y dormir bien, la otra pieza imprescindible para lograr nuestro propósito de perder peso consiste, lógicamente, en comer sano. Así que, ya sabes, deja la comida rápida, las bebidas azucaradas y los alimentos procesados y, por supuesto, empieza a incluir más verduras y frutas. Tu reto para este 2018 que acaba de empezar estará mucho más cerca.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias para posibilitar, personalizar y analizar la navegación, mejorando la calidad de los servicios. Si continua navegando, acepta su uso conforme a lo indicado en la Política de Privacidad y Cookies. Puede cambiar sus preferencias en su navegador.

ACEPTAR
Aviso de cookies