La semana pasada publicamos un artículo con algunos ejercicios que puedes realizar durante el verano para mantenerte en forma, los cuales puedes hacer en cualquier sitio ya que no necesitas mucho espacio ni material.

Pues bien, si decides hacer esos ejercicios al aire libre, o los que te propongas, te recomendamos que tomes algunas precauciones para que el entreno sea efectivo , y sobre todo, agradable de realizar aunque lógicamente te suponga un esfuerzo.

Las altas temperaturas de esta época del año nos obligan a tener en cuenta varios factores si no queremos pasar un mal rato. Aspectos como la hidratación, la hora o incluso la ropa pueden ser fundamentales para que el entrenamiento realizado nos dé una inyección de energía y buen humor para empezar el día, o simplemente nos las quite para lo que queda del mismo.

La hidratación como aspecto fundamental

La pérdida de líquidos por el sudor aumenta con las altas temperaturas, por lo que en verano es imprescindible que mantengamos una adecuada hidratación.

Un  error es creer que al sudar más estamos quemando más calorías, por lo que tanto antes, durante, como luego de hacer ejercicio debemos beber agua para asegurarnos que los líquidos y minerales eliminados son recuperados , y así evitar poner en riesgo nuestra salud. Los dolores de cabeza, la fatiga o la sequedad en la boca son algunos síntomas de que quizás no hayas ingerido suficiente líquido antes de comenzar o durante el entrenamiento.

Así mismo los calambres pueden deberse a la falta de algunos minerales que tu organismo necesita. Por lo que recuerda hidratarte bien y prestar atención a las señales que el cuerpo envía.

Vestimenta adecuada: cómoda y transpirable

La recomendación aquí es sencilla, utilizar ropa cómoda, transpirable y que no acumule humedad sino que permita evaporarla . Si además es ceñida mejor ya que evitará rozaduras.

En este apartado incluimos una gorra que pueda cubrir la cabeza, ya que es una zona que puede sobrecalentarse. Intenta que también sea transpirable, e incluso si la mojas un poco ayudará a regular la temperatura corporal.

Protección solar a la hora de practicar deporte

Ya sabemos los efectos negativos que pueden tener sobre la piel los rayos ultravioleta del sol, por lo que el uso de protector solar es indispensable siempre que vayamos a practicar deporte al aire libre. No olvides utilizar un factor elevado e intenta tenerlo a mano, ya que quizás necesites ponerte más de una vez debido a que con el sudor lo más probable es que lo pierdas antes.

Si puedes busca un lugar con sombra que te permita estar a resguardo del sol. Y si vas salir a correr o en bici, ten en cuenta todo el recorrido que realizarás para que las zonas en las que el sol da directo sobre ti no te sorprendan en pleno entrenamiento sin la protección necesaria.

Horario, evita las horas de más calor

Los mejores horarios para entrenar son las primeras horas de la mañana , en las que corre un poco de aire fresco, o las últimas de la tarde, cuando baja el sol y las temperaturas son más agradables.

Por todo esto es importante planificar tus entrenamientos al aire libre para que puedas disfrutarlos y sacar el mayor beneficio de ellos. Recuerda que las vacaciones son para descansar, el cuerpo también lo necesita, y si bien te recomendamos que continúes con alguna rutina de ejercicios o practicando deporte, no es momento de aumentar intensidad y hacer locuras, todo lo contrario, modera el ritmo y olvídate de tiempos y marcas, que ya tendrás mucho tiempo para pensar en eso.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias para posibilitar, personalizar y analizar la navegación, mejorando la calidad de los servicios. Si continua navegando, acepta su uso conforme a lo indicado en la Política de Privacidad y Cookies. Puede cambiar sus preferencias en su navegador.