Ya había ganas de piscina, playa y largas tardes para disfrutar del buen tiempo.

Por fin ha llegado el verano. Ya había ganas de piscina, playa y largas tardes para disfrutar del buen tiempo. Y con esta época del año, seguramente tengas las vacaciones por delante, con un montón de planes que la rutina diaria no te permite realizar. Pues para pasártelo genial y aprovecharlas a tope, queremos dejarte algunos consejos que nos parecen interesantes para desconectar y recargar a tope las pilas . Valen tanto para dos semanas de vacaciones como para cuatro días sueltos que pudiste coger. Lo importante es intentar seguir algunas de estas recomendaciones. Tu cuerpo, y sobre todo tu mente, te lo agradecerán.

  1. Deja los deberes hechos. Vete con las tareas en verde, para que tu cabeza se despeje y no tengas preocupaciones de más. Y si tu trabajo lo requiere, avisa en tu correo que estarás de vacaciones, con un mensaje que diga que tendrás poca o nula cobertura para que se entienda que son tus días libres y no estarás disponible. Lo ideal sería quitar el correo del móvil durante estos días, pero eso es más complicado.
  2. Despégate del móvil, que también necesita vacaciones. Dale un descanso a las redes sociales y no vayas buscando wifi en cada sitio que visites. No estaría mal dejar el móvil en casa y revisarlo por la noche. Puede que el primer y segundo día cueste un poco, pero después seguro que te sentirás más libre, sin la necesidad de consultarlo cada dos minutos por si alguien te ha escrito. Estás de vacaciones. Entenderán que no contestes al instante, igual que tú entiendes a los demás.
  3. Colecciona buenos momentos. No te pierdas ni un minuto con tus seres queridos por estar mirando la hipnótica pantalla del teléfono. Disfruta de un atardecer en la playa, de un amanecer en la montaña, o de simplemente cerrar los ojos y descansar, sin más. Aprovecha para leer, sumérgete en una historia que te atrape al punto de no querer soltar el libro. Disfruta de una larga sobremesa, sin horarios ni obligaciones y ríe, ríe mucho, todo lo que puedas.
  4. Descansa. Lo de hacer muchos planes mola, pero intenta dormir esas horas de más que durante el resto del año no puedes. Olvídate del despertador y dale a tu cuerpo un merecido respiro. Y, al mismo tiempo, intenta mantener una actividad física moderada, con largos paseos, o practicando deportes que habitualmente no haces, pasándotelo bien sobre todas las cosas y moderando los esfuerzos, que no se trata de recuperar lo que no has hecho durante el año. El ejercicio físico debe ser un hábito en tu día a día y las vacaciones vienen bien para desconectar y darle al cuerpo nuevos estímulos.
  5. Vuelve de a poco a tus hábitos diarios. Tanto en horarios como en comidas, intenta que los últimos días de vacaciones sean tranquilos para que la vuelta al trabajo no sea tan cuesta arriba.
  6. Piensa en nuevos planes. Ya sean para el fin de semana o el día que te toque librar, así como para el siguiente puente que haya por delante, pensar en nuevos planes con amigos y familia nos mantiene motivados y con energía positiva.

Algunos serán fáciles de cumplir, otros complicados, pero seguro que el esfuerzo de “olvidarte” el móvil en casa tendrá su recompensa. ¡A disfrutar del veranito!

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para posibilitar, personalizar y analizar la navegación, mejorando la calidad de los servicios. Si continua navegando, acepta su uso conforme a nuestra política de cookies. Puede cambiar sus preferencias en su navegador.