Cómo mejorar tu entrenamiento con estas rutinas | Inacua

El rendimiento deportivo es la relación entre los medios que utilizamos para lograr nuestro objetivo y el resultado que obtenemos finalmente. A menudo, nos proponemos conseguir determinados objetivos, pero, desafortunadamente, no siempre llegamos a ellos y, la mayoría de las veces, no sabemos qué ha podido ocurrir.

El rendimiento deportivo es la relación entre los medios que utilizamos para lograr nuestro objetivo y el resultado que obtenemos finalmente. A menudo, nos proponemos conseguir determinados objetivos, pero, desafortunadamente, no siempre llegamos a ellos y, la mayoría de las veces, no sabemos qué ha podido ocurrir.

En esta ocasión queremos darte algunas pautas que deberás incorporar en tu rutina diaria para mejorar tu entrenamiento y conseguir mejores resultados. ¡Vamos allá!

6 errores que no deberías cometer si quieres estar en buena forma

Aunque mucha gente no lo sepa o no quiera creerlo, el deporte no lo es todo para estar sanos y en forma. En muchas ocasiones, tomamos hábitos que no nos ayudarán en nada y harán que nuestras horas de ejercicio no tengan el mismo efecto. Estas son las situaciones más habituales que deberías evitar. ¡Toma nota!

1. Comer comida poco saludable o basura

¿A quién no le gusta una buena pizza, una hamburguesa o unas patatas? Te entendemos perfectamente, pero has de saber que si comes comida poco saludable habitualmente, tus horas de ejercicio no habrán servido para nada.

2. No comer

Al igual que no es adecuado comer comida basura, tampoco es recomendable no comer lo suficiente, o lo que es peor, no comer nada. Después del esfuerzo al que sometemos a nuestro cuerpo y nuestros músculos, necesitamos proteínas e hidratos de carbono integrales para poder recuperarnos.

3. No hidratarte lo suficiente

La hidratación después de practicar es fundamental para prevenir lesiones, calambres y fatiga muscular. Ahora bien, las bebidas energéticas no son las más recomendables o, al menos, tu cuerpo no las necesita aunque creas lo contrario. Bastará con beber la cantidad suficiente de agua para volver a reponerte y que tus pulsaciones vayan bajando poco a poco.

4. Ducharte cuando aún estás sudando

Justo después de hacer ejercicio, no es muy recomendable ducharse, sobre todo si aún estás sudando y te duchas con agua caliente por ser invierno. De esta manera, no solo no dejarás de sudar, sino que además, no tendrás la sensación de haberte aseado como deberías.

5. Olvidarte de estirar

Puedes pensar que estirar es una pérdida de tiempo, pero no lo es en absoluto. Estirar es una parte fundamental del ejercicio que no debes olvidar nunca, ya que si lo haces después de cada entrenamiento, evitarás posibles lesiones.

6. Moverte solo cuando haces deporte

Hacer deporte e ir al gimnasio son dos actividades que cualquier persona debería incluir en su estilo de vida para estar bien tanto física como mentalmente. Ahora bien, esto no es suficiente para mantenernos activos. Si solo te mueves durante la hora que practicas ejercicio, estás cayendo en el sedentarismo de alguna forma. Intenta llevar una vida activa andando cada vez que puedas, subiendo escaleras y haciendo otros pequeños gestos en tu vida diaria que, sin duda alguna, marcarán la diferencia.

Como ves, con tan solo evitar algunos errores que cometemos sin darnos cuenta, podemos conseguir un gran cambio. ¡Cuídate y disfruta del deporte!

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para posibilitar, personalizar y analizar la navegación, mejorando la calidad de los servicios. Si continua navegando, acepta su uso conforme a nuestra política de cookies. Puede cambiar sus preferencias en su navegador.