¿Ejercicio aeróbico o anaeróbico? | Inacua

En el blog de hoy te explicamos en qué consisten el ejercicio aeróbico y el ejercicio anaeróbico y cuáles son sus beneficios.

Si quieres empezar a entrenar para disfrutar de una vida más sana y conseguir todos tus objetivos, es muy importante que conozcas los diferentes métodos de entrenamiento que existen. En general, son dos los tipos de ejercicios que puedes seguir: ejercicio aeróbico o ejercicio anaeróbico.

En esta ocasión vamos a explicarte en qué consiste cada uno de estos entrenamientos y, además, te indicaremos cuáles son las diferencias entre ellos, así como los beneficios que tiene cada uno.

¿Qué es el entrenamiento aeróbico?

El entrenamiento aeróbico hace referencia a ejercicios y actividades con una intensidad media-alta y con una duración larga. Con este entrenamiento, el organismo comienza a quemar hidratos de carbono y grasa para, posteriormente, conseguir energía.

Algunos ejemplos de ejercicios aeróbicos son correr, bailar o nadar. Los pulmones y el corazón se ejercitan al máximo, lo que hace que se fortalezca el sistema cardiovascular y todo el cuerpo en general.

Los principales beneficios de practicar ejercicios aeróbicos son los siguientes:

  • Se fortalece el corazón
  • Mejora la capacidad respiratoria
  • Reduce el estrés y la tensión
  • Se eliminan grasas saturadas y toxinas del organismo

¿Qué es el entrenamiento anaeróbico?

El entrenamiento anaeróbico engloba todas aquellas actividades o ejercicios que se realizan en períodos cortos de tiempo sin utilizar el oxígeno como fuente energética. Su principal objetivo es ganar fuerza y potencia.

Estos ejercicios aceleran el metabolismo y aumentan la masa muscular, por lo que se reduce la grasa corporal. Suelen ser ejercicios para entrenar la fuerza, ya sea con pesas, en máquinas o con el propio peso del cuerpo.

Los principales beneficios de practicar ejercicios anaeróbicos son los siguientes:

  • Se fortalecen los músculos, huesos y articulaciones
  • Se reduce la grasa corporal
  • Aumenta el metabolismo

 

¿En qué se diferencia el ejercicio aeróbico del ejercicio anaeróbico?

Aunque ambos se complementan perfectamente, existen algunas diferencias fundamentales entre el ejercicio aeróbico y el ejercicio anaeróbico. Las principales son las siguientes:

  • El ejercicio aeróbico favorece la mejora del sistema cardiovascular, mientras que el objetivo del ejercicio anaeróbico es fortalecer los músculos, huesos y articulaciones.
  • Los ejercicios anaeróbicos son de corta duración y alta intensidad, mientras que los ejercicios aeróbicos tienen una intensidad más moderada y son de larga duración.
  • El ejercicio aeróbico requiere mucho oxígeno para poder hacer frente a la demanda energética, mientras que en el ejercicio anaeróbico no se necesita una gran cantidad de oxígeno.
  • Para satisfacer las demandas aeróbicas, el cuerpo acude a las grasas e hidratos de carbono, mientras que en el entrenamiento anaeróbico necesita glucosa y fosfocreatina.

 

Ahora que ya sabes en qué consiste cada uno de ellos, es hora de que te pongas manos a la obra. Puedes combinar entrenamientos de fuerza con actividades como correr, nadar, bailar o boxear, por mencionar tan solo algunas de las muchas que puedes practicar.

Si lo que buscas es estar en forma a nivel general, la mejor opción es alternarlos y realizarlos de manera conjunta. De esta forma, conseguirás un entrenamiento muy completo. Independientemente del tipo de ejercicio que decidas realizar, en Inacua encontrarás las mejores instalaciones para entrenar dando lo mejor de ti. ¡Te esperamos!

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para posibilitar, personalizar y analizar la navegación, mejorando la calidad de los servicios. Si continua navegando, acepta su uso conforme a nuestra política de cookies. Puede cambiar sus preferencias en su navegador.