En qué consiste el ciclo Indoor y cómo practicarlo | Inacua
Cómo practicar ciclo indoor

Contribuye a la pérdida de peso, mejora la capacidad cardiovascular y fortalece las piernas.

El ciclo indoor, también conocido como spinning, es una actividad física que se realiza en una bicicleta estática especial en el que se lleva a cabo un entrenamiento aeróbico en el cuál se intercalan periodos de sprint, con otros llanos y de montaña al ritmo de la música.

¿Cuál es la diferencia entre el ejercicio cardiovascular y el aeróbico?

En el cardiovascular se trabaja al 60 -70% de la frecuencia cardiaca máxima (FCM) y hace que la sangre bombee hacia los músculos. Por esta razón es un ejercicio recomendado a la hora del calentamiento o el enfriamiento.

Por su parte, el aeróbico es aquel en el que la FCM se trabaja al 70 – 80% de su capacidad. Con este tipo de ejercicios se mejora la capacidad cardiorrespiratoria, es decir, la habilidad para oxigenar los músculos y sacar el dióxido de carbono de las células.

¿Qué beneficios tiene el ciclo indoor?

Contribuye a la pérdida de peso, mejora la capacidad cardiovascular y fortalece las piernas. Si se combina con entrenamientos de fuerza, ayudará a tener una buena masa muscular y menor porcentaje de grasa, ya que al ser un ejercicio de alta intensidad mejora la metabolización de las grasas.

¿Todo el mundo puede participar en una sesión de ciclo indoor?

En general sí, ya que se puede adaptar a las capacidades y requerimientos físicos de cada persona.  De todas formas, si tienes dudas, consulta al instructor antes de comenzar a practicar esta actividad.

Es muy importante tener en cuenta que se trata de un trabajo con un alto gasto energético (560 calorías). Por esto, es necesario comer alimentos que tengan un alto valor energético previo a la sesión (con al menos 2 horas de antelación).

¿Cuáles son los primeros pasos en el ciclo indoor?

Existen una serie de aspectos clave a los que hay que prestar atención a la hora de plantearse el realizar esta actividad, con el fin de disfrutarla y aprovecharla al máximo.

  • Realiza calentamiento y estiramientos. Es un aspecto fundamental que mucha gente pasa por alto. Es muy importante para prevenir lesiones y posibles dolencias. El instructor te guiará en cada momento, por lo que es importante la puntualidad para no perderte ninguna parte de la clase.
  • Equípate de forma adecuada. Utiliza ropa cómoda y transpirable, y en lo posible un culotte específico de ciclo para que te aporte comodidad y evite molestias posteriores a la clase.
  • Ajusta la bicicleta a ti. Un error muy común es pensar que este aspecto no influye en el resultado, pero es necesario invertir unos minutos en el reglaje de tu bici para sacar el mayor rendimiento a tu musculatura, evitando dolores ocasionados por una postura incorrecta.
  • Lleva contigo una toalla y una bebida. Es muy importante tener a tu disposición una tolla para eliminar el sudor, ya que, al emplear una frecuencia cardíaca elevada, el sudor estará muy presente. Por esto es fundamental llevar una bebida que te permita mantener una correcta hidratación durante la sesión.
  • Presta atención a los calzapiés. Este punto, al igual que el de regular la bicicleta, mucha gente los pasa por alto. A la hora de colocar los pies adecuadamente, ayudamos a reducir los desplazamientos laterales de la rodilla, minimizando el impacto en la rótula y en el menisco. Utilizar calas es lo ideal, pero antes de invertir dinero asegúrate que te gusta la actividad y es adecuada para ti.

Sin lugar a duda, el punto más importante es el de disfrutar de la música y energía que se vive en estas clases. Forma parte del equipo, pero marca tu propio ritmo y mantén un nivel de exigencia que te permita ir mejorando progresivamente y de manera segura.

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para posibilitar, personalizar y analizar la navegación, mejorando la calidad de los servicios. Si continua navegando, acepta su uso conforme a nuestra política de cookies. Puede cambiar sus preferencias en su navegador.