La importancia del descanso | Inacua

Hay dos aspectos fundamentales a la hora de llevar una vida sana que influyen en nuestros entrenamientos: la alimentación y el descanso.

A la hora de realizar ejercicio solemos tener en cuenta aspectos muy importantes como son calentar bien antes de comenzar, ejecutar bien los ejercicios para no dañar los músculos y articulaciones o mantenernos hidratados. Sin embargo, una vez acabamos de realizar el ejercicio nos solemos olvidar de todo lo demás y no tenemos en cuenta dos aspectos fundamentales a la hora de llevar una vida sana que influyen en nuestros entrenamientos: nuestra alimentación y nuestro descanso.

En el día de hoy vamos a hablar sobre este segundo factor: el descanso. Por mucho que entrenemos, si no descansamos bien, gran parte del esfuerzo que estamos realizando es en vano. Por ello, es tan importante entrenar y trabajar los músculos como dejar que estos descansen tras ser ejercitados.

¿Por qué es tan importante descansar?

Cuando realizamos ejercicio, sometemos nuestro cuerpo a un esfuerzo que lo “lastima”. La forma que tienen nuestros músculos, articulaciones y tejidos de repararse es a través del descanso, principalmente el sueño. De esta forma, no descansar lo suficiente puede ocasionar que nuestro cuerpo no se recupere y por tanto esté más agotado. Esta falta de descanso en los tejidos de nuestro organismo reduce nuestro rendimiento y puede llegar incluso a provocar lesiones.

Es durante el descanso cuando nuestros músculos crecen y se recuperan. Un descanso adecuado para reposar y tener el cuerpo preparado para seguir ejercitándose requiere en torno a 8 horas de sueño diarias.

Dormir de forma adecuada no es la única forma de descanso, y es que realizar pausas cuando hacemos ejercicio es de vital importancia a su vez. Un error habitual en muchos deportistas es descansar únicamente cuando se llega al límite. Esta práctica puede resultar muy perjudicial, ya que, en muchas ocasiones, las lesiones no se perciben al momento. De esta forma, realizar sesiones de ejercicio demasiado largas sin dejar descansar el cuerpo pueden resultar en daños posteriores.

En estos casos, la periodicidad de los descansos depende de la actividad que se realice y de la propia forma física de cada uno. Aun así, los expertos recomiendan descansar mínimo uno o dos días a la semana.

Una forma ideal de descansar correctamente es no trabajar el mismo grupo muscular varios días seguidos, sino ir intercalando entrenamientos de diferentes partes del cuerpo a lo largo de la semana.

Si mantenemos días de descanso, intercalamos el entrenamiento de los músculos y dormimos 8 horas diarias, nuestro cuerpo crecerá y evolucionará con cada entrenamiento que hagamos, evitando lesiones y daños a nuestros tejidos. Te esperamos en Inacua para entrenar más duro que nunca y alcanzar tus objetivos, ¡así que recuerda descansar correctamente!

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para posibilitar, personalizar y analizar la navegación, mejorando la calidad de los servicios. Si continua navegando, acepta su uso conforme a nuestra política de cookies. Puede cambiar sus preferencias en su navegador.